1. Inicio
  2. Documentos
  3. Instrucciones
  4. Contenido de formación
  5. Por qué debemos leer las instrucciones primero

Por qué debemos leer las instrucciones primero

Cuando adquirimos un nuevo juguete/equipo/pieza de mobiliario que requiere de montaje, a veces pensamos que llevaría menos tiempo echar un vistazo al diseño de la imagen que leer las «largas y complicadas instrucciones’’. A veces somos demasiado perezosos para leer las instrucciones, o creemos ya saberlo todo, o que incluso el sentido común es suficiente … A veces, con suerte, conseguimos montar correctamente el artículo, otras, terminamos con algunas piezas adicionales y como consecuencia, el artículo sufre consecuencias no deseadas (se desintegra, se caen a las partes, se rompe inmediatamente tras empezar a usarlo…)

Podríamos dar las mismas razones para no leer las instrucciones de un nuevo bien de consumo (un televisor, una estufa, un refrigerador, un teléfono, etc.) y comenzar a utilizarlo en base a nuestra experiencia previa. Y, pocos meses después, si no antes, dicho bien no funciona correctamente o descubrimos algunas características que habrían mejorado los resultados de su funcionamiento.

Por lo tanto, para nuestra seguridad y para la seguridad de nuestra familia/compañeros, podemos tomar algunas medidas para «obligarnos» a leer las instrucciones antes de utilizar un nuevo producto[1]:

  1. Desafiémonos a pensar por qué evitamos leer el manual de instrucciones. Puede ser porque sentimos que perdemos el tiempo, o creemos que ya sabemos lo que estamos haciendo, o incluso porque tenemos prisa por comenzar a utilizar el equipo y no podemos detenernos a leer las instrucciones.
  2. Es importante al menos hojear el manual de instrucciones. Debemos recordar los momentos en que hicimos un mal uso o que nosotros, nuestros seres queridos o compañeros resultaron heridos debido a no haber leído correctamente las instrucciones. Podemos pedir la ayuda de nuestros familiares o compañeros con el fin de recordarnos, animarnos y, incluso, ayudarnos a leer las instrucciones primero.
  3. Establece cuán importante es leer primero las instrucciones. ¿Podría resultar en alguien herido o dañado? Por ejemplo, relacionado con la administración de medicamentos o montaje, por ejemplo, de una silla de bebé para nuestro automóvil, leer las instrucciones primero puede marcar la diferencia.
  4. Ten en cuenta que también podríamos perder algunas características importantes. Podríamos obtener más por nuestro dinero si leemos las instrucciones primero. O podríamos retrasar el proceso de recuperación si no leemos el hecho de que una determinada píldora se absorbe mejor si se toma con el estómago vacío en vez de tomarla con las comidas.

Sin embargo, en algunos casos no es necesario leerlas de manera íntegra:

  • Una hojeada general prestando una mayor atención a secciones específicas que se relacionan con nuestras necesidades puede ser suficiente. Por ejemplo, cuando leemos las instrucciones de los medicamentos, no necesitamos leer sobre la farmacología, sino sobre cómo administrarla correctamente.
  • Combinar la lectura de las instrucciones con las imágenes de montaje asegurará que juntemos las piezas correctamente.

Fuente: https://pixabay.com/illustrations/fence-garden-assembly-instructions-1540301/

[1] https://www.wikihow.com/Force-Yourself-to-Read-the-Instructions-First

¿Te ha resultado útil este artículo? 7 No 1